Una vez más, en Clínica Mallen queremos daros toda la información posible sobre nuestros tratamientos e intervenciones. ¡Y hoy os vamos a hablar sobre qué es la mastopexia, y los diferentes tipos de mastopexia que existen!

Bueno, en realidad, y para recapitular, os vamos a hablar de la mastopexia en general. Probablemente, a estas alturas ya conocéis de sobra de qué hablamos, pero para aquellos que lleguen tarde: ¡este es vuestro post!

Todo el mundo conoce las mamoplastias, intervenciones dirigidas a aumentar o reducir el tamaño del pecho. Pero, entonces, ¿qué es la mastopexia? ¿En qué se diferencia de la mamoplastia?

Como verás, son dos intervenciones muy diferentes, aunque ambas consiguen resultados completamente increíbles. Ahora que sabes que existe la mastopexia, ¿qué intervención elegir? ¿Mamoplastia o mastopexia?

Seguro que son muchas las dudas que se te vienen a la cabeza, ¡pero no te preocupes! Como siempre, en Clínica Mallen estamos para ayudaros: ¡atentos a nuestro nuevo post para descubrir todo sobre la mastopexia!

¿Qué es la mastopexia?

Una mastopexia es una intervención quirúrgica mediante la cual elevamos el pecho, corregimos su flacidez y remodelamos su forma para mejorar el aspecto de las mamas.

Su principal diferencia con una mamoplastia es que no se trata de aumentar o reducir el tamaño del pecho, sino de elevarlo y moldearlo para devolverle un aspecto más joven.

La mastopexia no es igual para todo el mundo: el “descolgamiento” o la flacidez del pecho puede deberse a diferentes causas, y por eso cada intervención es individual, tratando concretamente cada pecho según sus características.

La mastopexia puede llevarse a cabo mediante el implante de una prótesis pero, al contrario que con el aumento de mamas, esto no tiene por qué ser siempre así: dependerá del tipo de mastopexia.

Tipos de mastopexia según la incisión

Cuando hablamos de diferentes tipos de mastopexia, en realidad podemos hacer diferentes clasificaciones. Una de ellas es dividir los tipos de mastopexia dependiendo de la cicatriz que la intervención vaya a dejar.

O, en otras palabras, dependiendo de la incisión que sea necesaria para realizar la intervención, podemos distinguir entre:

  • Mastopexia periareloar: la intervención se hará solo alrededor de la areola. Es la que se realiza cuando la cantidad de tejido a manipular es pequeña, o cuando solo debe intervenirse un solo pecho.
  • Mastopexia con cicatriz vertical: la paciente tendrá una cicatriz alrededor de la areola que se desplazará de manera vertical hacia abajo. Este patrón es menos fiable cuando los pechos a intervenir son grandes.
  • Mastopexia con cicatriz en T invertida: o mastopexia en ancla. Es el tipo más común, y utiliza una incisión tipo ancla. Comienza alrededor de la areola, baja por el seno de manera vertical y, por último, termina en el pliegue del seno.

Tipos de mastopexia según el tipo de pecho

Otra manera de clasificar los tipos de mastopexia es según la forma del seno a intervenir. ¡Y seguro que esta clasificación la entendéis mucho mejor!

  • Pechos pequeños: suele haber poco volumen y exceso de piel. En este caso, la mastopexia será con implante mamario, para aumentar el volumen del pecho y poder moldearlo correctamente.
  • Pechos grandes: el tejido graso es grande, así como el tamaño de los pezones y las areolas. El peso hace que el pecho se caiga, y para corregirlo suele reducirse el volumen de las mamas.
  • Pechos tubulares: los pechos tubulares son aquellos que no son redondos, en los que el volumen se distribuye de manera irregular por la mama. Casi siempre, esta mastopexia también necesita un implante mamario.

Como ves, la mastopexia es una intervención llena de posibilidades y adaptada a todas las necesidades. ¡Solo tienes que venir a vernos y contarnos qué necesitas! En Clínica Mallen lo haremos realidad.

 

En Clínica Mallen siempre tratamos de ofreceros toda la información posible sobre nuestros tratamientos e intervenciones, ya sea a través de algún testimonio, de antes y después…

Pero lo cierto es que, muy a nuestro pesar, la mayoría de la información que os podemos proporcionar viene directamente de nosotros, de la clínica. Como profesionales del sector, estamos capacitados para daros información de calidad necesaria.

No obstante, a veces nos gusta que sean otros quien os cuenten la magia de Clínica Mallen. ¡Nos encanta daros el testimonio de nuestros pacientes! Así, no solo conocéis otros puntos de vista sino que os desprendéis de cualquier otra duda que os pueda surgir.

Hoy os traemos el testimonio de una nuestras pacientes, María J. F., que se sometió hace algún tiempo a nuestra innovadora técnica de lipotransformación.

A estas alturas, desde Clínica Mallen ya os hemos contado todo sobre la lipotransformación: en qué consiste la técnica, para qué sirve, qué podemos conseguir, qué la hace especial…

Pero queremos que esta vez la conozcáis de una manera diferente. Queremos que hoy sea María quien os cuente, con sus testimonios, qué podéis esperar de la lipotransformación.

Cómo empezó todo

“Me llamo María y tengo 54 años. Soy viuda y siempre he querido verme bien”. Así comienza uno de los testimonios a los que más cariño le guardamos en Clínica Mallen: el de María.

En él, ella confiesa que tal vez se decidió un poco tarde a tomar las riendas y hacer algo para “verse bien”, pero, en palabras de la paciente, “las circunstancias han sido así”.

Su experiencia durante el proceso

“El día 21 de diciembre de 2020 fue un antes y un después en mi vida”. Efectivamente: el pasado 21 de diciembre, María llegó a nuestra clínica para someterse al tratamiento de lipotransformación.

Como cualquier otro paciente, estaba “nerviosa, con ganas pero con algo de miedo, tanto por si me ocurría algo como por si no quedaba bien. Todo era incertidumbre”.

Seguro que te sientes identificado con el testimonio de María. Como cualquier otro paciente, y a pesar de todas las sesiones previas, María llegó a la clínica muy nerviosa y temiendo los resultados.

¿Quedaré bien? ¿Será lo que busco? ¿Habrá complicaciones? Todas estas dudas e inseguridades son normales de cara no solo a entrar en quirófano, sino a un cambio radical como puede ser el someterse a una lipotransformación.

“Cuando llegas a la habitación, lo primero es que el doctor te pinte las zonas a tratar y reubicar. Hay grasa que se puede utilizar para ayudar a que te veas mejor. En el quirófano todo es rápido (…). Te duermes y, cuando despiertas, ya ha pasado todo. 4 o 5 horas transcurren en segundos para el paciente”.

Todo el mundo sabe que el quirófano siempre tiene riesgos, ¡aunque estos sean mínimos! Pero pocos hablan de sus ventajas: por ejemplo, y como cuenta María, de lo rápido que ocurre todo. Sin darte cuenta, lo peor ya ha pasado.

Una vez abandonas el quirófano, entras en lo que podríamos llamar la segunda fase de la intervención. Esta segunda fase incluye el posoperatorio y el período hasta que comienzas a apreciar los resultados.

Nosotros ya os lo hemos contado muchísimas veces, así que mejor dejemos que sea el testimonio de María quien os ponga en situación esta vez:

“Las primeras horas después son incómodas y un poco dolorosas por los residuos del drenaje. En ese momento se te pasa por la cabeza decir ‘dónde me he metido, no veo diferencia, hinchada como un globo y, encima, te has gastado un dinero importante’.

Los primeros días casi no te puedes mover o incorporar. El hecho de subirte la faja es un esfuerzo que cuesta muchísimo por el dolor que supone, por la cabeza se te pasan mil cosas y ninguna buena [ríe].

A los tres o cuatro días ya te quitan algunos puntos, otros se caen solos y, cuando te quitas la faja, te ves hinchada, morada, con bultos, etc. (…).

Durante todos esos días sigues acudiendo a la clínica. Los masajes de drenaje son muy importantes, y también la aplicación del VENUS y la presoterapia.

Todo es realizado por profesionales que, además de informarte a cada paso, también han sido pacientes y algunas han pasado por la misma operación, por lo que saben cómo te sientes y te recomiendan qué puedes hacer.”

Si alguna vez habéis pasado por quirófano, os habréis dado cuenta gracias al testimonio de María de que el posoperatorio de una lipotransformación no dista demasiado de cualquier otro.

Además, los profesionales de Clínica Mallen te acompañan durante todo el proceso, apoyándote en todo lo que necesites y tratando de facilitarte este período al máximo.

“El momento clave es a los 7 días. Ahí ya ves bastantes resultados, pero es a los 10 cuando puedes mirarte al espejo y comprobar que todo el sacrificio ha sido gratificante. Y, en ese momento, te das cuenta de que ha valido la pena y de que has hecho lo correcto”.

A pesar de que la lipotransformación es una intervención relativamente complicada en cuanto a su técnica, vemos cómo los resultados de la misma son rapidísimos, ¡casi inmediatos!

En solo una semana comienzas a ver los resultados, como cuenta María en su testimonio, y es entonces cuando todas las dudas y la preocupación desaparecen.

“A partir de ese día, todo va a mejor: cada día encuentras un resultado nuevo y mejor. Aunque también es cierto que la cara tarda bastante en bajar la hinchazón y los moratones, incluso las ojeras.

Cuando pasa un mes el resultado es espectacular, pero no es hasta los dos meses, cuando te notas por fin recuperada y con resultados positivos.”

Testimonio: ¿cómo valora María su experiencia con la lipotransformación de Clínica Mallen?

“Puedo confirmar, a día de hoy, que el resultado ha sido mucho mejor de lo que esperaba. Jamás a mi edad pude pensar en tener este cuerpo, y todo se lo debo al magnífico equipo del doctor Tudela, Chus, Tamara y Rocío.

Han sido mis maravillosas ‘hadas’, además de grandes profesionales son grandes personas, que han entendido en todo momento mis angustias y mis dudas, y me han ayudado a comprender lo que me iba ocurriendo.

Sin duda, repetiría siempre en Clínica Mallen y, si tenéis que haceros algo, no dudéis en llamar y pedir cita. Espero que este pequeño testimonio ayude a personas que, como yo, desean verse bien, verse guapas y cambiar los complejos por seguridad en uno mismo.”

A estas alturas, seguro que ya os suena el concepto de lipotransformación. ¡Y es que es nuestro tratamiento estrella! Un tratamiento que va más allá de la liposucción tradicional y con el que conseguimos resultados nunca antes vistos.

Como ya os hemos contado en otras ocasiones, la lipotransformación no consta solo de la eliminación de la grasa no deseada. Pero, para comprender el proceso, debemos contaros no solo en qué consiste sino cómo hemos llegado a él.

¿Cuáles son las diferencias entre lipotransformación y liposucción? ¿Qué hace a Clínica Mallen especial? ¿Por qué somos pioneros en España gracias a este rompedor tratamiento?

Para comprender por qué la lipotransformación es especial e innovadora vas a tener que seguir leyendo. Porque son muchas las razones y ha sido muy largo el camino hasta llegar aquí para poder ofreceros la incomparable oportunidad de apostar por la lipotransformación.

¿Por qué Clínica Mallen es pionera en lipotransformación en España?

Las razones por las que nuestra clínica es pionera en lipotransformación en nuestro país se las debemos a nuestro director, el doctor Francisco Tudela Mallen. Desde 2016 ha acumulado experiencia en liposucción con tecnología Vaser.

Consciente del potencial de esta innovación, el doctor decidió formarse en la academia Total Definer, junto con el célebre doctor Alfredo Hoyos, creador de la metodología Lipo Vaser High Definition.

Y ahí comenzó todo: el doctor Tudela alcanzó la acreditación de Gran Master en la técnica de Lipoescultura de Alta Definición, siendo uno de los pocos médicos en el mundo acreditados en este método revolucionario que ha cambiado el concepto de liposucción.

Siendo ya portador del título, el doctor Tudela apostó por esta tecnología para Clínica Mallen: así, nuestra clínica se convirtió en la primera del país en contar con tecnología Lipo Vaser High definition.

No contento con este logro, el doctor Tudela comprendió que podía mejorar aún más los resultados de los pacientes gracias a las últimas tecnologías. Fue entonces cuando decidió formarse en Faces+ de la mano del doctor Steven R. Cohen en San Diego (EE.UU.), uno de los mejores cirujanos plásticos del país.

Esta formación, unida a su formación anterior con otros cirujanos de renombre como el doctor Ewaldo Bolívar o el doctor Constantino Mendieta, han hecho del doctor Tudela uno de los mejores y más completos cirujanos plásticos.

Gracias a toda esta formación, el doctor Tudela está capacitado y cuenta con una dilatada experiencia para conseguir resultados nunca antes vistos: no solo es capaz de moldear la figura gracias a la lipotransformación, sino que minimiza las secuelas en la piel gracias a la tecnología Face+.

¿En qué consiste la lipotransformación y qué ventajas ofrece?

Si conoces la liposucción tradicional, encontrarás enseguida las diferencias de esta con la innovadora lipotransformación. Esta última se realiza con anestesia local y sedación, generalmente.

A través de la lipotransformación, en Clínica Mallen conseguimos emulsionar la grasa y respetar así tanto vasos sanguíneos y nervios como el adiposito. De esta manera, reducimos la inflamación, el dolor y el tiempo de recuperación.

Pero, ¿cómo emulsionamos la grasa? Gracias a los ultrasonidos VASER, que nos ayudan de esta manera a absorber más fácilmente esta grasa sobrante. Así, profundizamos más a nivel muscular y superficializamos más en la piel.

Junto con la innovadora técnica de ultrasonidos VASER, Clínica Mallen emplea el Microaire para que la extracción de la grasa sea más uniforme.

Y el procedimiento no queda ahí: una vez extraída la grasa, la lipotransformación nos permite reutilizarla en aquellas zonas cuyo volumen queramos aumentar. De esta manera conseguimos una silueta más definida y atractiva, además de armónica.

Seguro que ya has notado todas las ventajas de este novedoso tratamiento: no hay mejor opción cuando queremos transformar nuestro cuerpo. No solo lo moldea como ningún otro procedimiento: también ayuda al rejuvenecimiento de las zonas infiltradas.

Esto ocurre gracias a que el tejido extraído no es solo graso, sino que contiene otros elementos como células madre. Los resultados, por tanto, son mucho más duraderos y naturales y la tolerancia del paciente es absoluta, al ser su propia grasa la que se reutiliza.

 

Y tú, ¿a qué estás esperando para apostar por  la innovación en tu cuerpo? No solo hay diferencias entre la liposucción tradicional y la lipotransformación: ¡existen claras ventajas que ponen a esta última por delante de otros tratamientos! Contacta con nosotros y consigue, por fin, el cuerpo que siempre has deseado.

El aumento de pecho o mamoplastia es una de las cirugías más comunes en la especialidad de estética. Esta operación consiste en aumentar y/o mejorar la forma de los senos femeninos. Para ello, se introduce un implante de silicona o solución salina en la mama. Son muchas las mujeres que deciden someterse a esta operación por distintas razones, y ya es uno de los tratamientos o intervenciones estéticos más realizados en nuestro país.

Hasta aquí, todos conocemos el aumento de pecho. Pero existen muchas otras preguntas que no han sido todavía respondidas. En Clínica Mallen, como siempre, queremos daros toda la información, y os hemos preparado un cuestionario con cinco preguntas frecuentes sobre esta intervención.

¿Empezamos?

¿Cuánto duran los implantes?

Antes, los implantes debían sustituirse aproximadamente cada 10 años por seguridad y para mantener los resultados primigenios. Sin embargo, y gracias a la evolución de la cirugía, actualmente ya no es necesario sustituirlos.

En otras palabras, una vez que te sometas a la operación de aumento de pecho no tendrás que volver a hacerlo: los implantes utilizados hoy en día son para toda la vida. Eso sí, es importante que te sometas a todas las revisiones pertinentes de manera periódica para valorar el estado de los implantes. Estas revisiones suelen tener lugar cada 3 años y consisten, simplemente, en una mamografía. ¡Nada de intervenciones!

¿Hay vuelta atrás?

Sí. Los implantes mamarios pueden retirarse en caso de que el paciente lo desee o de que se deterioren. No obstante, tendrás que tener en cuenta que el tejido de tu pecho se habrá adaptado a la nueva forma y tamaño del mismo, por lo que tu piel quedará flácida. Para corregirlo, deberás someterte a otros tratamientos estéticos.

¿En qué consiste la operación?

La operación de aumento de pecho es muy sencilla. El cirujano realiza una pequeña incisión en la zona periareolar, inframamaria o axilar e introduce el implante mamario tras el tejido fino del pecho. Este procedimiento, realizado bajo anestesia, suele durar aproximadamente 1 hora y requiere un ingreso de 24 horas.

La recuperación es también simple: normalmente, el paciente puede moverse por sí solo al segundo día. Podrá reincorporarse al trabajo en 3-7 días si este no requiere de grandes esfuerzos, que deberán evitarse durante 6 semanas.

¿Cómo elijo el tamaño adecuado de los implantes?

No debes temer equivocarte con el tamaño de tus implantes: tu cirujano te ayudará a elegir los idóneos. Para ello, hay que tener en cuenta el volumen y las proporciones de tu cuero, el tamaño de tu tórax y el de tu espalda.

La última palabra siempre la tendrás tú, pero tu cirujano puede aconsejarte el mejor tamaño y mostrarte simulaciones para que puedas ver unos resultados aproximados.

Tras una operación de aumento de pecho, ¿podré amamantar a mi hijo?

Sí. Es cierto que no podrás someterte a esta intervención mientras estés embarazada o en período de lactancia, pero si eres madre después de la operación no tendrás ningún problema para dar de mamar a tus hijos.

Tan solo deberás tener especial cuidado al hacerlo si la intervención se hizo a través de la areola, pues aumentaría el riesgo de mastitis.

 

Después de leer este nuevo post, ¿te quedas más tranquila respecto a la intervención de aumento de pecho? Como ves, pasar por quirófano no siempre es tan peligroso como parece: gracias a la ciencia actual, la cirugía de aumento de pecho se ha convertido en un procedimiento sencillo por el que cada vez apuestan más mujeres. ¿Quieres ser una de ellas? Entonces no esperes más, pide cita con nosotros y recupera la forma de tus pechos de la mano de Clínica Mallen.